El arte en la ciencia

PDF
Imprimir
Correo electrónico

La naturaleza es arte, sostiene la Dra. Andrea Gamarnik. De igual manera, asegura que la ciencia requiere tanto estudio y conocimiento, como también imaginación y creatividad, aspectos que subrayan el costado artístico del científico.

De pequeña, su mundo estaba circunscripto a la escuela, que cursaba en Lanús, al igual que al gusto por el deporte y las travesuras. La adolescencia la encontró comprometida con la sociedad y dispuesta a cambiarla a través de la política. Pero fue finalmente en la Facultad de Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, donde decidió contribuir con la comunidad de la mano de la investigación. Una vez doctorada, viajó a Estados Unidos, donde residió por años y donde se especializó en el virus de la poliomielitis.

A su regreso al país, tomó como misión el tratar de entender el funcionamiento del dengue. En la actualidad, es Directora del Laboratorio de virología molecular del Instituto Leloir, donde desarrolla diseños antivirales para esa enfermedad y es Investigadora Categoría Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas -CONICET.

Gamarnik afirma que hay mucha pasión en la tarea diaria del científico, ya que las preguntas que permanentemente se elaboran en el laboratorio no tienen respuestas inmediatas y en ocasiones deben reformularse para, luego de mucha investigación, alcanzar un resultado satisfactorio. En consecuencia esa labor cotidiana sería imposible de realizar si ese factor estuviera ausente. Es indudable que ella trabaja apasionadamente, ya que no sólo se desempeña con tesón, sino que con el tiempo ha sabido destacarse y ser distinguida en 2009 con el Premio L’Oréal-UNESCO en la Argentina y posteriormente, en 2015, con el Premio internacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” por Latinoamérica, entre otros reconocimientos. Su afinidad con la profesión que ha elegido es tan plena, que trasciende los límites laborales y se adentra en la cotidianeidad de su vida, en el seno de su hogar, donde una pintura hecha con sus propias manos, recrea la belleza de la estructura de la molécula del ácido ribonucleico –ARN- del genoma viral.

Distante de todo ámbito competitivo que en ocasiones se percibe en su profesión, asevera que el equipo que ella dirige, trabaja de manera conjunta y solidaria.  Como mujer, sentencia que aún hay un largo camino por recorrer en materia de género, pero ese transitar no la amedrenta. Ella espera que la vacuna para el dengue esté disponible en unos años y que su creación artística cobre así mayor significado, la satisfacción de saber que ha hecho un aporte a la salud de millones de personas.

Si querés volver a ver este encuentro con la Dra. Gamarnik, podés hacerlo en la emisión del 23 de marzo de 2016.

Recuperar la historia

PDF
Imprimir
Correo electrónico

De niño y en la localidad bonaerense de Necochea, Gustavo Politis alternaba sus estudios primarios con un poco de futbol con amigos y la lectura de comics y cuentos, que lo ayudaban a dar rienda suelta a su imaginación, aquella con la que se soñaba como niño explorador.

A los catorce años tuvo en claro que su futuro profesional estaba vinculado a la paleontología y antropología. Esa certeza, sumado al acompañamiento de sus padres a su decisión de futuro, al igual que su tesón para conocer en mayor profundidad ese campo de la ciencia, lo dotaron de conocimiento y experiencia mucho antes de empezar esa formación.

La Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata lo vio licenciarse en Antropología y años más tarde, doctorarse en Ciencias Naturales. Recorrió diversos espacios tan remotos como inhóspitos a los ojos de occidente y debió extrañarse de su cultura y de sus preconceptos, para explorar el rico mundo de los Nukak, pobladores de la selva colombiana y convivir con ellos, entre otros desafíos.

El tiempo le permitió incorporar saberes y transmitirlos posteriormente a través de la docencia, tanto en la casa de altos estudio que lo formó, como en la Universidad Nacional del Centro y en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas  del Cuaternario Pampeano –INCUAPA, entre otros. Asimismo, alcanzó numerosos reconocimientos, entre los que se destacan el Premio Nacional de Ciencias “Bernardo Houssay”  en 1987 y 2003 y la beca John Simon Guggenheim en 2003.

A pesar  del largo camino recorrido, reconoce  que la investigación en el área no termina  nunca, ya que la tecnología permite descubrir elementos y acceder a información que antes permanecía escondida. Las técnicas actuales posibilitan la elaboración de nuevas preguntas. En tanto arqueólogo, él sabe que sobre sus hombros y la de sus colegas, se apoya la importante misión de recuperar la historia de aquellos pueblos que se han quedado sin historia. Y lejos de poseer una mirada romántica, observa en qué medida la globalización amenaza aquellas comunidades, que siendo contemporáneas, mantienen vivas las costumbres de sus antepasados.

Qué es el hombre, de dónde venimos, cuál será el futuro. Son muchos los interrogantes que mueven al Dr. Gustavo Politis a abordar con pasión su tarea, que no es otra que la de buscar los orígenes y de situar a los seres humanos dentro de la evolución de los animales, el ambiente y el universo.

Si querés ver con mayor atención esta entrevista, podés hacerlo en la emisión del 23 de marzo de 2016.

Una vida de servicio

PDF
Imprimir
Correo electrónico

Cuando era pequeño y vivía en la bellísima localidad jujeña de La Quiaca, Ramón Alfonso Exeni  tenía a  su imaginación como su mejor aliado. Un juego infinito, entretenido, diverso. Es difícil saber por aquel entonces, si ese niño soñaba su futuro vinculado a la medicina y la nefrología.

Influenciado por la decisión vocacional de un amigo, el Dr. Exeni se formó en la Facultad de Medicina en la Universidad de Buenos Aires y la vida quiso que posteriormente continuara vinculado a la pediatría y la nefrología. Gran parte de su vida transcurrió fronteras afuera de la Argentina, ya que pasó años en México, Canadá, Estados Unidos y España, donde siguió especializándose y desarrollándose profesionalmente, hasta convertirse en una persona referente en su materia.

Entre las muchas funciones que en la actualidad desempeña, es miembro del comité de bioética de Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante - INCUCAI;   Miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría; Coordinador general de nefrología en la Municipalidad de La Matanza, Profesor consulto de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y Director de la Carrera de nefrología infantil de la misma institución.   Su crecimiento profesional se acompañó además de su participación en numerosas publicaciones, así como en las sociedades científicas más prestigiosas.

El paso de los años lo vio como un médico de marcada trayectoria, a la vez que como un esposo, padre y abuelo ejemplar. Sus pasos marcaron el camino de sus dos hijas, que hoy acompañan su legado y también brillan en la nefrología. Ramón Alfonso Exeni no sólo es un médico comprometido con la comunidad, sino que es también el nombre del Departamento de Nefrología del Hospital de Niños de San Justo, donde él se desempeña como Jefe y donde sin saberlo, comenzó cuando era joven a transitar su carrera. Dicho reconocimiento y la sonrisa de un niño que se recupera son para él un tesoro preciado, la mejor recompensa a  toda una vida de trabajo al servicio de los demás.

Si querés compartir esta entrevista, mirá el programa del 16 de marzo de 2016.

<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Siguiente > Fin >>
Página 1 de 9


Jorge Romano Presenta & La Construcción del Hombre - Todos los derechos reservados. 2010
Buenos Aires, ARGENTINA.


Producción y desarrollo por AsteriscoWeb's